Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, por el que se regulan los planes de igualdad y su registro y se modifica el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo, indica en su artículo 5 “Procedimiento de negociación de los planes de igualdad” “(…)La comisión negociadora podrá contar con apoyo y asesoramiento externo especializado en materia de igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, quienes intervendrán con voz pero sin voto (…)”.

 

Traemos a colación también, el artículo 88 del estatuto de los trabajadores y en su apartado 3 nos manifiesta “(…) La designación de los componentes de la comisión corresponderá a las partes negociadoras, quienes de mutuo acuerdo podrán designar un presidente y contar con la asistencia en las deliberaciones de asesores, que intervendrán, igual que el presidente, con voz pero sin voto (…)”.

 

Los planes de igualdad y sus diagnósticos previos serán objeto de negociación para su plena validez y a esos efectos se constituirá una comisión negociadora en la que deberán participar de forma paritaria la representación de la bancada de la empresa y de las personas que representan la bancada de las personas trabajadoras. La comisión negociadora podrá contar con apoyo y asesoramiento externo especializado en materia de igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, que intervendrán con voz pero sin voto. Se promoverá la composición equilibrada entre mujeres y hombres de cada una de ambas partes de la comisión negociadora, y que sus integrantes tengan formación o experiencia en materia de igualdad en el ámbito laboral. El proceso de negociación, se realizará de buena fe, con acuerdo por mayorías, y levantando las correspondientes actas en cada una de las reuniones, que deberán ser aprobadas y firmadas con manifestaciones de parte, si fuera necesario.

 

Solicitar con el apoyo, colaboración y asesoramiento de una asesoría externa es una medida que en la mayoría de los casos, las personas que están legitimadas para realizar el diagnóstico, la elaboración y el seguimiento del plan de igualdad, su desempeño laboral habitual no es relativo a la materia de igualdad y su legislación con lo que la materia propia de igualdad no les es ampliamente conocida y además en la mayoría de los casos, estas personas y departamentos no disponen del tiempo y/o recursos humanos necesarios para realizar el plan de igualdad y todas las labores que este conlleva.

 

Y la gran ventaja de contar con asesoría externas es que estas cuentan con los conocimientos técnicos que requiere la realización del plan de igualdad son diversos y varían desde la

 

tenencia de una adecuada perspectiva de género hasta el control del registro y evaluación de indicadores cuantitativos y cualitativos. Queremos destacar que desde Doble A Consulting contamos con los conocimientos técnicos y habilidades requeridas para la elaboración y realización de los planes de igualdad.

+ posts
MARTA BARAHONA RUIZ
+ posts